Ver todas las noticias
19/03/2016 | FUTSAL | AMFUS | Por Ulises Cuenca
El “dragón” también se coronó en el Torneo de Verano
19:10 | Luego de una temporada auspiciosa en el torneo de la Liga, Kimberley hizo su primera experencia en la AMFUS y concluyó de la mejor manera: campeón. El equipo de Matías Mongiardini venció por 7 a 4 a Kamikaze en una vibrante final que se desarrolló en el Polideportivo Islas Malvinas y se alzó con el trofeo mayor. Lacar Fish “B” se quedó con el premio “Fair Play Area Chica MDQ”.
Con un hermoso marco que ofrecía un espectáculo extra para los aficionados del fútbol sala, los dos conjuntos dieron comienzo a un partido en el que se respetaron durante varios minutos con la intención de obtener el balón.

A 7 minutos del inicio, Nicolás Giorgio abrió el marcador para Kimberley tras una gran jugada colectiva comandada por Lucas Carrizo, capitán del equipo.

Sin embargo, cuando parecía que el “dragón” se podría adueñar del trámite del encuentro, Fabián Banegas, desde el círculo central, la colocó por arriba de Leandro Parrillo y se anotó para el 1 a 1.

La primera parte se fundó sobre constantes contraataques de un lado y del otro, lo que transformó la mitad del campo en una peatonal y le agregó vértigo a las acciones... pero, a la vez, le restó peso a la actuación colectiva de los protagonistas.

La paridad reinaba en el rectángulo de juego cuando Renzo Pastorino se cargó la responsabilidad sobre sus espaldas y, tras una formidable recuperación de Lucas Carrizo, sentenció el 2 a 1.

Tocado en su orgullo, Kamikaze se esmeró para evitar marcharse al descanso en desventaja.
En ese contexto, el entrenador metió mano en el banco, mandó a Martín Amadeo al campo y le provocó un gran dolor de cabeza a su rival de turno. Apilando rivales, el “10” demostró por qué lleva esa camiseta y, con gambetas por los costados, le hizo frente a la jerarquía de Lucas Carrizo. Así consiguió el deseado 2 a 2, que tampoco fue sufiente ya que Adrián Montenegro logró una nueva ventaja antes del entretiempo.

Ya en el complemento, parecía, por momentos, que los dirigidos por Matías Pérez se desprendían de la idea de estar jugando una final y, quizás por esa actitud, pasaron a estar 2-4 abajo (gracias a una certera intervención de Leandro Molina)

Sin embargo, Amadeo volvió a pisar el acelerador y, en una ráfaga de 5 minutos y con dos goles de su propia factura, se convirtió en el factor fundamental para el 4 a 4, marcador que daría paso al tiempo extra.

Dio la sensación que la primera parte del suplementario fue sólo para tomar aire y bajar el ritmo; nadie quería arriesgarr nada y parecía que estaba pactado llegar a los penales. Ambos entrenadores habían arengado a los suyos para terminar con el sufrimiento, pero estas sugerencias no surtieron el esperado efecto y la agonía se prolongó.

Kimberley tuvo sus oportunidades a través de Carrizo, quien intentaba transformarse en el abanderado “verdiblanco”, marcando los tiempos y despertando aplausos en las gradas. Sólo le faltaba el gol...

En la vereda de enfrente, una pelota que golpeó el palo y alguna que otra individualidad evidenciaron las pocas balas que le quedaban a Kamikaze.

Finalmente, a 2 minutos del comienzo de la última parte, el árbitro expulsó a Ezequiel Sánchez por doble amarilla. Entonces, el arquero Parrillo, que había salido lesionado, debió regresar para vestirse de héroe: poco después atajó un tiro castigo mal ejecutado por Nico Ceschi y así destruyó la moral del contrincante.

Esa situación dio paso a tres minutos fatales para el conjunto verde. Renzo Pastorino, Lucas Carrizo (con un tiro castigo) y Leandro Molina vulneraron la resistencia de Hernán Faidutti y, junto al resto del equipo, pudieron celebrar el 7-4 definitivo.

LOS PREMIOS

Primer puesto: Kimberley
Segundo puesto: Kamikaze
Tercer Puesto: Chelsea
Valla menos vencida: Kamikaze
Goleador: Ariel Santibáñez (Chelsea)
Fair Play “Area Chica MdQ”: Lacar Fish B